CannaCiencia impulsa el Cannabis Medicinal en la agenda médica, científica y empresarial del país.

CannaCiencia impulsa el Cannabis Medicinal en la agenda médica, científica y empresarial del país.

Con cerca de 350 asistentes, 24 ponencias de expertos en cannabis medicinal y un espacio comercial que reunió marcas y emprendimientos a nivel nacional e internacional, Cannaciencia, el primer Simposio en Ciencia Cannábica de las Américas se consolida como la plataforma para educar, visibilizar los avances científicos, académicos, médicos, farmacéuticos y tecnológicos en este campo, y los retos y oportunidades para el desarrollo de la industria cannábica en Colombia.

 

La primera edición de CannaCiencia deja un buen balance. La participación de autoridades mundiales como la doctora Uma Dhanabalam, experta, activista, defensora y educadora del uso terapéutico de cannabis medicinal; y de la Dr. Sue Sisley, quien ha venido trabajando en la investigación del uso de cannabis en el tratamiento de estrés postraumático en veteranos de guerra en Estados Unidos, tuvieron una gran acogida como referentes de los avances y barreras que enfrentan actualmente en su ejercicio profesional, y de la educación como el primer camino para la desestigmatización tanto en la comunidad médica como en el imaginario general.

 

En este contexto, el impacto educativo se resalta como uno de los principales logros del evento, especialmente con los temas relacionados al laboratorio analítico y al control de calidad, donde había un gran desconocimiento en el país. La participación destacada de Scott Kuzdzal, experto en toxicología y supervisión terapéutica de fármacos, recalcó la responsabilidad de la industria en la implementación de procesos efectivos para garantizar el correcto etiquetado y la producción de cannabis medicinal seguro y sin contaminantes.

 

Por su parte, Joshua Crossney, Fundador de jCanna y de la Cannabis Science Conference en EEUU, presentó los avances en las investigaciones académicas, en su compromiso por cerrar la brecha entre las ciencias analíticas y la industria médica del cannabis para ayudar a mejorar la calidad de los productos que utilizan los pacientes.

 

CannaCiencia también logró visibilizar a los científicos colombianos y las investigaciones que llevan a cabo actualmente, ofreciéndoles una plataforma de discusión, interconexión y búsqueda de financiación, en un punto donde es crucial impulsar la investigación para el desarrollo médico, clínico y farmacéutico.

 

El contexto de legalización y reglamentación de Cannabis Medicinal en Colombia también abrió una puerta para los expertos de la industria e inversionistas de países donde el negocio ya lleva un camino recorrido, que ponen sus ojos en las oportunidades y potencial de la industria local naciente. La presencia de importantes inversionistas en Cannaciencia como Tuatara Capital de New York, respaldan la importancia de este escenario.

 

De la misma forma, se identificó una nueva y creciente generación de emprendedores alrededor de la industria del cannabis medicinal, ávida de ideas, información y alternativas para acceder a capital.

 

“Nos enfrentamos a los retos de una industria que está en el punto de partida. El impacto económico de la emergente industria a nivel mundial es histórico, con tasas compuestas de crecimiento anual de hasta el 34% (CAGR). Se requiere un componente de educación en venture capital (capital de riesgo) gigantesco, una reglamentación clara por parte de las autoridades financieras competentes e inclusión para la comunidad latina en la emergente industria a nivel mundial”, afirma Carol Ortega Algarra, CEO de Muisca Capital Group, primera firma latina de manejo de inversión, Fundadora de CannaCiencia y de la Red de Emprendedores Cannábicos de Colombia”

 

Por su parte, Ricardo Martinez Director ejecutivo de CannaCiencia y de la Red de Emprendedores Cannábicos de Colombia, asegura que los 3 resultados más sobresalientes del simposio fueron: la educación científica de avanzada otorgada a los asistentes, la visualización de los científicos latinoamericanos y sus hallazgos, derivados de proyectos de investigación, y la visita de múltiples firmas de inversión y family offices norteamericanas, europeas y asiáticas. CannaCiencia se posiciona como referente internacional en ciencias relativas al Cannabis Medicinal.

 

Como resultado, en el mes de agosto iniciará el primer ciclo de capacitación para emprendedores vinculados a la Red de Emprendedores Cannábicos de Colombia y particulares interesados en entrenarse, con el primer Taller de CannaCiencia, que contará con la participación de especialistas en cultivo, producción, transformación y ciencia económica del cannabis medicinal.

 

Más información: http://cannaciencia.com/Es/

 

Ricardo Ortiz: “El cannabis me salvó dos veces y por eso creo en él”

Ricardo Ortiz: “El cannabis me salvó dos veces y por eso creo en él”

Ricardo Ortiz Aristizabal es un aliado estratégico de CannaCiencia y de la RECC. Sus más de 30 años de experiencia en marketing y negocios internacionales lo han llevado a interesarse en un negocio que, como él mismo lo dice, “es la Panacea”. Hoy en día se dedica a la comercialización de productos “bio”. Aunque está radicado en Hamburgo, Alemania, es un orgulloso colombiano. Cree en el potencial agrícola del país que lo vio nacer y por eso cree que el cannabis, o la “hierba-buena” como él le dice, puede tener tanto impacto internacional como el café, el banano o las flores.

Estará presente en CannaCiencia para conocer de primera mano cómo crece esta industria en el país. No necesitó que lo convencieran ni del negocio ni del potencial medicinal de la planta, porque fue esa “hierba-buena” la que le salvó la vida en más de una oportunidad.

 

¿Cómo llegaste a trabajar con la RECC?

 

Yo conozco a Ricardo Martínez desde el colegio, el Cervantes. Él me estuvo contando hace un tiempo que estaba metido en este tema. Comenzamos a hablar y nos encontramos muy afines en el tema. Me di cuenta de que tiene un componente social inmensa, y eso es lo que a mí me motiva, porque es algo que a la gente sí le va a servir. Eso lo sé con seguridad. A mí no me lo tienen que decir porque lo he vivido.

 

¿Nos podrías contar un poco sobre esa experiencia con el cannabis?

 

Yo he tenido unas 8 o 10 cirugías a lo largo de mi vida. Tuve hace unos años un accidente de tránsito terrible contra una tractomula, después sufrí un cáncer, me dio malaria… Mejor dicho, cuanta cosa se le ocurra. Yo sé lo que es el dolor. Y si el cannabis es una opción natural que no lo intoxica a uno, ¿por qué no utilizar esta medicina? A mí casi me matan a punta de antibióticos y de opiáceos, que eso sí que es terrible. ¡Hubo una oportunidad que doblé la baranda de la cama porque no aguantaba el dolor! Tengo milagros y cosas muy bellas que contar. Y bueno también dos crisis que casi me matan.

 

¿Qué fue lo que sucedió?

 

La primera crisis que tuve fue en África por una infección digestiva terrible. Y encima después va y me da una malaria. Yo casi me muero. Entonces fui a donde un chamán que me puso a mascar cannabis. Me pareció horrible y lo escupí. El chamán me dijo que no lo escupiera así que volví a mascar un poco. Fue increíble porque pude llegar a mi hotel, dormí tranquilo, me relajé. El cannabis fue la salvación.

 

La otra fue que yo me estrellé contra una tractomula en la vía a Guaduas. Incluso, en esa oportunidad, un pedazo de metal se me incrustó en la cabeza, y hace poco en Alemania me revisaron y no podían creer que seguía con eso ahí. Fueron en total como 15 fracturas y lesiones que tuve debido al accidente. Todo indicaba que me iba a morir porque todo el impacto del choque lo recibí fue en mi cabeza. El postraumático de eso me lo aliviaron fue con cannabis. Yo había ensayado con pastillas de todo tipo pero me sentaron super mal. Y por segunda vez, el cannabis me salvó. Por todo esto y por otras cosas más estoy feliz de hacer parte de la RECC, porque yo he vivido la sanación del cannabis. Yo la llamo la “hierba-buena” (risas).

 

¿Y cómo ve el negocio del cannabis?

 

Los grandes gobiernos se han dado cuenta del potencial medicinal de la planta. Esto ya está andando y se mueve demasiado rápido. Es un negocio que para Colombia le puede significar un rescate bastante importante, a nivel social y a nivel económico. Y cuando conocí a Carol (Ortega) me di cuenta que era una mujer “berraca”, una luchadora. Con mérito internacional. Ella maneja un tema con un tejido social muy importante. Me parece maravilloso que ahora nos encontremos todos en CannaCiencia. Me alié a la RECC porque creo en el proyecto, como negocio y porque esto es por Colombia. Me recuerda cuando otros productos como el banano, las flores o el café comenzaron a moverse muy fuerte en el mercado internacional. Colombia es un país agrícola y el cannabis es un producto agrícola también. CannaCiencia sale en un momento oportuno porque prepara terreno para todo el mercado. La parte de producción y testeo es muy importante en esta industria.

 

¿Qué esperas encontrar en CannaCiencia?

 

Quiero sentir la voz profesional sobre el tema. Muchas personas vienen desinformadas y es muy importante este evento porque es un punto de información sobre la realidad del cannabis, contada por diferentes expertos en el tema. En CannaCiencia nos vamos a encontrar muchos actores del negocio, y entre todos vamos a ser los pioneros de esta industria. Vamos a entregar un producto que será tan bueno a los ojos del mundo como el café. Y te lo digo yo que vengo de familia cafetera. Va a ser una maravilla.

Ricardo Martinez Rivadeneira: “En Canaciencia queremos ser una luz que ilumine el camino del cannabis medicinal”

“Hablen y cuenten sus sueños”. Esa es quizás una de las frases que puede definir a Ricardo Martínez Rivadeneira.  Se ha dedicado toda su vida a ser consultor y asesor. Pero más importante que eso, se ha dedicado a cumplir sus retos y sueños. Ha sido consultor durante más de 20 años, trabajó en la Federación Colombiana de Cafeteros, fue consultor de grandes empresas como Ecopetrol, introdujo el Balanced Scorecard en Colombia y realizó el primer seminario de la metodología en el país en la Universidad de Los Andes. Durante el último periodo de su vida se dedicó a enseñar y compartir sobre hábitos de vida saludable y ahora es el Director Ejecutivo de Cannaciencia.

 

¿Cómo fue su trayectoria profesional antes de llegar al mundo del cannabis?

 

Yo realicé mi MBA en el INALDE en una metodología que se llama Balance Scorecard, que es una metodología gerencial de lo más avanzado que existía en aquel entonces. Tuve la fortuna de que mi maestro, Alberto Fernández, español, me enseñó algo que nadie en Colombia sabía. Entonces Ricardo Martínez era el único experto en Balanced Scorecard en el país. Me di cuenta que mi camino profesional no era ser empleado, era ser un asesor.

 

¿Y de ahí empezó su trabajo como consultor?

 

Aplicar esa metodología de Balanced Scorecard me llevó a ser exitoso y a cumplir mis sueños. Me dediqué toda mi vida a asesorar empresas bajo esa metodología con el fin de ayudar a las empresas a cumplir sus sueños y sus objetivos. Incluso en 1999, cuando Propal entra en quiebra, me llama el gerente Alfonso Campo a que le ayudáramos pues la empresa estaba en crisis económica. Lo habían probado todo -o casi todo- y estaban desesperados. Llegaron a mí a través de un artículo que yo escribí y nos contrató para ayudar en esa crisis. La metodología es tan buena que logramos salvar la empresa. Eso ayudó mucho a la imagen mía y la de la metodología.

 

Y también fue profesor…

 

Cuando estaba estudiando mi carrera, yo me ganaba la beca y, de manera injusta, la universidad pagaba la beca del semestre anterior. Eso significaba que siempre iba a hacer falta para completar la matrícula del siguiente semestre porque siempre subía el precio de la matrícula. Entonces tomé la decisión de dedicarme a trabajar y conseguí un trabajo como profesor en un colegio. Después fui durante tres años profesor de planta de la Universidad del Rosario como coordinador del área de informática de la Facultad de Administración de Empresas. Cuando ya empiezo a tener más experiencia en la parte de consultoría decido que ya quiero ser profesor en postgrados y maestrías. Y en esta industria del cannabis quiero seguir siendo profesor, quiero seguir educando.

 

Fue así como conoció a Carol Ortega, ¿verdad?

 

Sí. Fui profesor también en la Universidad Javeriana en un pregrado, y Carol estaba haciendo su carrera de Contaduría. La Universidad me permite ser profesor de la especialización de contabilidad gerencial, y nuevamente tengo otra vez a Carol como alumna, destacándose como la mejor estudiante, con las mejores notas. A tal punto que la misma Universidad la invita a ser profesora.

 

Una de las razones por las cuales decidió ingresar a la industria del cannabis fue porque también logró curar sus problemas de salud a través de métodos de salud alternativos. Cuéntenos un poco más de esto

 

Hubo una etapa en mi vida en la que deje a un lado la consultoría y el Balanced Scorecard y me dediqué a ser investigador. Yo estaba asesorando a un presidente de una compañía y le comenté acerca de mi nuevo sueño de ser investigador. Él me dijo que me podía ayudar, pues estaba haciendo un doctorado y la tesis se la habían rechazado ya dos veces. Me entregó su tesis y me dijo que le diera una mirada a ver qué se podía hacer. Yo me llevé todo eso y encontré una manera de darle forma a la tesis. Le devolví la tesis con mi propuesta, él la entregó a su universidad y le aprobaron su tesis. Este fue el comienzo de cumplir su sueño, al final termine asesorando cinco tesis doctorales al mismo tiempo. Por demostrarme que podía sacar adelante todo comencé a tener problemas de salud. Al final lo logré, pero a costo de deteriorar mi cuerpo.

Dos de esas tesis tenían que ver con el campo de la salud. Y una de ellas era de “Hábitos de Vida Saludable”, lo que me llevó a mí a ser un experto en ese tema, entonces comencé a aplicar todo esto que yo sabía en mí. Por el estrés de las cinco tesis doctorales yo había destruido mi sistema digestivo. Decidí recuperarme a través de una forma bio-orgánica-natural, aplicando todo lo que había aprendido. Un año y medio después, mi sistema digestivo está totalmente recuperado.

 

El cannabis también es una forma de medicina totalmente natural…

 

Por supuesto. Yo después de vivir la recuperación que viví tenía que contarle esto a todo el mundo. Y me convertí además en un coach de hábitos de vida saludable. Con el deseo de ayudar a mucha gente empiezo con mi lista en el celular a cubrir de la A a la Z. Y llegué a la C, contacté a Carol. La llamé y le dije ‘Tengo unos alimentos muy poderosos para mejorar la salud’. Y ella me dice: ‘Profe, yo tengo algo que es superior, y se llama cannabis medicinal’. Yo me puse a investigar y me doy cuenta de que es toda una realidad. Sé que tengo una posibilidad enorme de seguir ayudando a la gente, y hacerlo integralmente, ayudando a los empresarios a crear sus organizaciones saludables en todos los aspectos. Y ese es mi nuevo sueño, que todas las empresas en el mundo sean empresas saludables.

Y con relación al cannabis medicinal pienso que también hay un deber de educar e instruir. Alguien también tiene que introducir a los padres de familia en el cannabis medicinal. Y si solamente el 11% de los médicos en Colombia sabe qué es el cannabis medicinal, ¿cuántos padres de familia saben acerca del cannabis medicinal? Saben de su componente recreativo, porque reconocen el olor y están pendientes de que sus hijos no la consuman. ¿Cómo los padres de familia van a afrontar el cannabis si toda la vida han estado evitando que sus hijos se acerquen a la planta? Del inicio se cierra la puerta al componente medicinal. Ese es el problema cuando no se tiene el panorama completo.

 

¿Y cómo puede Cannaciencia seguir este camino de educar acerca del cannabis medicinal?

 

Nosotros queremos ser una luz que ilumine el camino. Queremos enseñar y mostrar la luz de la ciencia del cannabis, para que en los jóvenes, emprendedores y empresarios se encienda la luz y se continúe multiplicando. Todo soportado y fundamentado en conocimiento técnico y científico. Lo que catapulta toda la industria es la pasión, la energía, la convicción. Y eso también tiene Cannaciencia. Estamos mezclando este propósito con la ciencia y la inversión. Cannaciencia está para alumbrar completamente a las personas para que inicien su camino en la industria del cannabis. En Canaciencia queremos ser una luz que ilumine el camino del cannabis medicinal.

Entrevista con Bibiana Rojas pionera y emprendedora de la Industria del Cannabis Medicinal presente en Cannaciencia

Entrevista con Bibiana Rojas pionera y emprendedora de la Industria del Cannabis Medicinal presente en Cannaciencia

Desde Cannaciencia, damos la bienvenida a Bibiana Rojas, ella es una de las mujeres pioneras de la industria de la Cannabis Medicinal en Colombia. Actualmente es la co-fundadora y Directora de Estrategia de la empresa Colombian Cannabis Medical Products SAS.

 

Hemos realizado una entrevista, que queremos compartir, a modo de introducción de lo que será su participación como conferencista del Simposio Cannaciencia a realizarse el próximo 20 y 21 de abril de 2018 en la ciudad de Bogotá.

 

RM: Ricardo Martínez Rivadeneira, BR: Bibiana Rojas

 

RM: Son ustedes una compañía colombiana verticalmente integrada. Como se ven frente a las compañías canadienses establecidas en el país?

 

BR: Sí, estamos muy orgullosos de nuestras raíces 100% colombianas. Somos las primera empresa en el Huila en obtener todas las licencias de Cannabis para cultivo psicoactivo, cultivo no psicoactivo, y fabricación en todas sus modalidades incluyendo uso nacional, científico, y exportación. Contamos además con una finca de 130 hectáreas con condiciones ideales para el cultivo de Cannabis; y tenemos un espacio de hasta 16.000 m2 en la zona industrial de Neiva para la planta de extracción de Cannabis y futuras ampliaciones.

 

Como la mayoría de colombianos, vemos en esta industria la oportunidad para convertir un producto / una industria qué fue negativa, en algo positivo tanto como para la economía como para la sociedad en general. Nuestra visión y meta es posicionar a Colombia como un líder en esta industria. Estamos convencidos de las bondades del país y del talento colombiano para cumplir esta meta.

 

Esto sin descontar que consideramos muy importante apalancar también el conocimiento y experiencia qué se tiene en otros países que pueden haber avanzado más en el tema de Cannabis medicinal. Esta industria se hace más fuerte gracias a las alianzas internacionales. Colombia está en una posición privilegiada para brillar en el escenario internacional y es importante no encerrarnos dentro de nuestras fronteras. Por eso nuestro slogan: Colombian Cannabis, cannabis medicinal de Colombia para el mundo!

 

RM: Como afrontan ustedes la Ciencia de la Cannabis Medicinal en su compañía?

 

BR: Nosotros llevamos más de 2 años invirtiendo en conocimiento y especialización de nuestro equipo humano en el tema de Cannabis Medicinal. Es por eso que hemos asistido a más de 20 conferencias especializadas de Cannabis en California, Colorado, Oregon, Florida, Las Vegas, Washington DC, Canadá, Jamaica, Israel, Costa Rica, y otras más dentro de Colombia. También hemos participado en Diplomados de Cannabis en el CCI (Corporación Colombia Internacional), la Universidad del Cannabis – Oaksterdam University, e incluso cursos en la Universidad Nacional de Colombia. Es más, ahora yo ya soy conferencista internacional también, pues he dictado conferencias de Cannabis en Portland, Hawaii, Barranquilla, y Bogotá.

 

También hemos visitado doctores y empresas líderes de Cannabis en Canadá, Estados Unidos, e Israel quienes nos han compartido sus mejores prácticas. Con varias de estos estamos evaluando alianzas para profundizar en temas de estudios clínicos, dosificación, variedad de productos medicinales incluyendo cápsulas en gel, tabletas, parches, inhaladores, tinturas, sprays, cremas, entre otros.

 

RM: Cual es el pensamiento como mujer en la Industria de la Cannabis Medicinal, donde la mayoría de directivos de empresas con hombres?

 

BR: Es un reto… en esta industria y todas las demás. Para mí ya es común llegar a una reunión de directivos y ser la única mujer en la mesa. Al mismo tiempo es motivo de orgullo, ser la líder de una de las primeras empresas en Colombia en tener todas las licencias y estar a la cabeza sin importar si llevo puesto una falda o un pantalón. Lo importante es lo que llevo en mi cerebro y la pasión que le pongo a este emprendimiento.

 

Pero ahí está la oportunidad. Podemos descartarnos aun más. Esta industria es tan nueva y avanza a una velocidad tan impresionante qué es posible romper el “glass ceiling” (en inglés se utiliza esta expresión para aquella barrera casi invisible qué previene el ascenso de mujeres a posiciones altas en una organización), pues no es una industria de “vieja guardia” con un establecimiento rígido o un patriarcado. Esta industria es flexible y nosotras somos partes de los que estamos en la primera línea luchando por su avance. Nosotras estamos haciendo historia y como tal está en nuestras manos forjar su destino.

 

RM: Cual crees que es el rol de las mujeres en la industria de la Cannabis Medicinal en Colombia?

 

BR: Las mujeres ya han tenido un rol muy importante en la industria del Cannabis Medicinal en Colombia y en el mundo. Ha sido gracias a esas madres valientes, luchadoras, y entregadas qué no han aceptado un “no” por respuesta. Son ellas las qué le han abierto los ojos a muchos legisladores para entender que el derecho a la vida y a la salud están por encima de cualquier otra cláusula, qué en la naturaleza podemos encontrar respuestas a nuestros males si dejamos de asignar prejuicios a una planta por razones políticas o desinformación.

 

De ahí en adelante, siguen también un increíble pool de talento humano. En Colombia contamos con profesionales altamente calificadas qué serán indispensables en esta industria: ingenieras agrónomas, químicas farmacéuticas, enfermeras, doctoras, etc. En todos los eslabones de la cadena productiva existen oportunidades para que las mujeres se destaquen.
Esta es una industria donde todos los colombianos podemos poner nuestro granito de arena y hacer la diferencia.

 

RM: Cual es la oportunidad que estamos viviendo en Colombia con la legalización de la Cannabis Medicinal?

 

BR: Es una oportunidad maravillosa! Esta industria parece que hubiera sido diseñada específicamente para Colombia. Nuestro hermoso país cuenta con todas las condiciones y ventajas para ser líderes mundiales.
Tenemos excelentes condiciones climáticas, suelos fértiles, abundancia de sol y agua, variedad de pisos térmicos, posibilidad de múltiples cosechas al año, flexibilidad de cultivo a cielo abierto, invernaderos, o bajo techo, recurso humano con conocimiento especializado para este tipo de cultivo, y hasta una posición geográfica ideal para facilidad de comercio internacional.
Además contamos con un gobierno que apoya y le apuesta a esta naciente industria. Tenemos el privilegio que Colombia antes de legalizar pudo conocer e investigar como se hizo en otros Estados o Países, de forma que pudieran extraer lo mejor de cada parte y así tener una legislación muy completa y digna de ser modelo a seguir por otras naciones más adelante. Para nuestra empresa ha sido realmente un placer interactuar con el personal de Minjusticia, MinSalud, FNE, Invima, ICA, entre otros, donde se aprecia la dedicación de cada uno de ellos para sacar esta industria adelante aun cuando es un tema tan novedoso. El apoyo ha sido magnífico!

 

RM: Hay posibilidad para que más mujeres se incorporen a esta industria?

 

BR: Claro que si! Esto apenas esta empezando!

 

RM: En este momento cuales son los principales retos que tiene la industria de la cannabis medicinal en Colombia?

 

BR: Poder ejecutar. Debemos pasar de la teoría a la práctica sin ahogar los intentos de emprendimiento.

 

Existen varios temas del lado del gobierno que a la fecha les hacen falta claridad y/o más personal y recursos. Por ejemplo, temas de caracterizar y legalizar la fuente semillera Colombiana, permitir importación de otro material genético, balancear el concepto de asignación de cupos vs. respuesta rápida a la demanda en el mercado, obtener registros sanitarios, permitir ingresos de capital extranjero, y eventualmente la parte de vigilar y exigir a aquellos que no han seguido debidamente los pasos. Del éxito de esto depende qué realmente Colombia si se convierta en un líder mundial del Cannabis o que se quede en el intento.

El Dr. Scott Kuzdzal: Experto en Química Análitica y Clínica en Cannaciencia

El Dr. Scott Kuzdzal: Experto en Química Análitica y Clínica en Cannaciencia

El Dr. Scott Kuzdzal me brindó una serie de papers que me permitieron escribir estas líneas sobre él. Yo lo definiría como el experto de la Química analítica y clínica en la industria de la Cannabis Medicinal.

 

Voy a iniciar por la química analítica, se trata del estudio de la composición química de un material o muestra, mediante diferentes métodos y pruebas de laboratorio. En nuestro caso, la planta de Cannabis Medicinal puede llegar a tener más de 500 compuestos químicos que deben ser estudiados. Dentro de los que resaltan los Cannabinoides, los terpenoides y los flavonoides, además del estudio de las relaciones y sinergias que pudiera haber entre estos compuestos.

 

El estudio de la química analítica de la Cannabis Medicinal ha estado bloqueado por más de 80 años, con lo cual hay mucho atraso en este campo, solo hasta que se han venido dando las legalizaciones al uso de la Cannabis Medicinal se han empezado a realizar estos estudios.

 

Las pruebas analíticas de la Cannabis Medicinal están en su infancia, pero tiene toda la importancia para preservar la salud de los pacientes. La planta de Cannabis Medicinal está expuesta a muchos riesgos desde que se cultiva: bacterias, hongos, levaduras, mohos, metales pesados, pesticidas, aflatoxinas, micotoxinas, se procesa y se empaca: solventes residuales, empaques y se entrega al paciente. Y se requiere un etiquetado preciso que le de garantía de seguridad y calidad de la Cannabis Medicinal al paciente.

 

Un paso más profundo es la química clínica, se trata del estudio de la química del cuerpo humano frente a los tratamientos. Por medio de bio-marcadores se evalúa la respuesta o tolerancia de un medicamento y se revela si el tratamiento es eficaz. Este desarrollo en el caso de la Cannabis Medicinal puede llevar a un enfoque de medicina personalizada.
Con toda esta evidencia, es contundente la apreciación del Dr. Kuzdzal que hoy día existen enormes e importantes oportunidades en la industria de la Cannabis Medicinal para los químicos analíticos y clínicos y tienen un papel decisivo.

 

El Dr. Kuzdzal participará en Cannaciencia con la conferencia titulada “Pruebas analíticas de cannabis: de la cannabinomía a la contaminación y más allá”. Esta conferencia examinará más detenidamente las pruebas analíticas de CC de cannabis y discutirá algunos de los principales desafíos y oportunidades, incluida una mira las pruebas de metales pesados ​​de cannabis. Los asistentes aprenderán sobre las tecnologías analíticas empleadas en los laboratorios de pruebas de control de calidad del cannabis, comprenderán las limitaciones de las aplicaciones actuales de pruebas de laboratorio y profundizarán en las tecnologías de prueba de metales pesados ​​de cannabis. Esta conferencia también presentará oportunidades futuras para las pruebas e investigación del cannabis.

 

Fuente:
Unraveling the cannabinome. By Scott Kuzdzal and William Lipps.

El Drama Social del Dolor Crónico

El Drama Social del Dolor Crónico

Colombia, como todos los países a nivel mundial, empieza a presentar niveles alarmantes en el número de personas que sufren “Dolor Crónico”, es decir el dolor que es permanente y se mantiene a través del tiempo.

 

De acuerdo a las estadísticas 3.5 colombianos están condenados a vivir con el Dolor Crónico, y que sucede cuando este dolor crónico se incrementa a niveles insoportables? Se empieza a incrementar el consumo de los opioides y al final la adicción llevará a muchos al suicidio.

 

Que hace la persona de escasos recursos que no tiene para comprar un analgésico? Acostumbrarse al dolor crónico, vivir con el dolor crónico, no tiene más remedio.

 

Esto es un gran drama social, para todos, tanto para los que tienen recursos y los que no tienen. Al final la desesperación por una parte y por la otra la resignación terminan en situaciones más dolorosas.

 

A continuación incluyo las palabras de un amigo que sufre de dolor crónico y me compartió su apreciación: “Los dolores siempre están marcados por el momento, en ese momento el dolor entra a ser parte permanente de uno por un postraumático, un accidentes o por una enfermedad degenerativa crónica y en esa medida el dolor tiene que interactuar con uno, y al final uno termina aprendiendo a interactuar con el dolor”.

 

Finalmente aprendes que es un equilibrio, unas veces el dolor crónico te domina y otras tú lo logras dominar.

Cuando el dolor crónico llega a niveles insoportables, no te deja dormir, no te deja relacionarte con los demás, no te deja trabajar, te aísla y terminas como un muerto en vida. Es el momento cuando percibes que ha ocurrido algo muy grave, y es que el equilibrio se ha roto y has perdido el control sobre el dolor crónico.

 

Cuando pierdes el control sobre el dolor crónico, pierdes también el control de tu salud, de tu vida, del cuidado de tu salud, dependerás de otros, y eso es aterrador y espantoso.

 

La esperanza de todo ser humano es que ese dolor crónico desaparezca algún día, y parece que ese día está cada vez más lejano para muchas personas, si continúan con los tratamientos convencionales.

 

Y llega una luz de esperanza, cuando descubres un producto tan poderoso como la Cannabis Medicinal, con el cual puedes ir recuperando este control del dolor, de tu salud y de tu vida, vuelves a renacer, como lo dice el Dr. David Casarett.

 

Esto no tiene precio, es por esto que existe Cannaciencia ¡

 

La Dra. Paola Santander: “Pasión por la investigación en Cannabis Medicinal”

La Dra. Paola Santander: “Pasión por la investigación en Cannabis Medicinal”

Tuve la oportunidad de conocer a la Dra. Paola Santander en su ambiente natural: el cultivo de Cannabis Medicinal y el laboratorio donde investiga la Cannabis Medicinal. Desde el primer instante lo que percibí fue una inmensa pasión por lo que hace, una gran felicidad y un deseo enorme de aportar con sus investigaciones a la solución de los problemas de salud de miles de personas enfermas en Colombia y el mundo.

 

La Dra. Paola ha sido una investigadora toda su vida, al punto que ya tiene junto con sus compañeros una patente de un producto para tratar pacientes con cáncer. Este ha sido una de sus dolencias preferidas de investigación, de hecha al momento de conocer el laboratorio donde realiza sus investigaciones, pude ver de primera mano cómo el Cannabis Medicinal destruye las células cancerígenas, esto ha sido emocionante para mí, y aún más al poder constatar por mí mismo que ya se está haciendo investigación sobre el Cannabis Medicinal en Colombia.

Y que está siendo realizada por grandes seres humanos como la Dra. Paola, junto con co-investigadores, uno de ellos el biólogo Dr. Antonio Mejía, con quien compartimos esta visita, y en quien vimos la misma pasión que irradia la Dra. Paola por la investigación de la Cannabis Medicinal.

Parte importante del equipo de trabajo son las personas que colaboran en el cultivo y están pendientes de la plantas de Cannabis Medicinal. Encontramos al señor Gustavo y su ayudante, recolectando la flor y procesándola para tenerla lista para las investigaciones de la Dra. Paola. Algo que comento el Señor Gustavo, con relación a la Dra. Paola; “Antes era yo la persona que más temprano llegaba al cultivo, ahora es la Dra. Paola la que llega primero que yo y está pendiente de las plantas de Cannabis” y es que así es la Dra. Paola, una persona dedicada y pendiente de todos los detalles para que sus investigaciones puedan cumplir con los objetivos propuestos.

 

Al final de esta visita, mi reflexión gira en torno  a que “Contamos con investigadores que son grandes seres humanos y profesionales, con unas excelentes plantas de Cannabis Medicinal que pueden ser cultivadas en Colombia, con personas que cultivan estas plantas con mucha pasión y dedicación, con una legislación sólida y que permite que la investigación en Cannabis Medicinal pueda ser una realidad en Colombia y con pacientes colombianos que anhelan tener alternativas diferentes para sus tratamientos”.

 

Nos falta ponernos manos a la obra y seguir el ejemplo de la Dra. Paola y empezar a investigar con mucha pasión para lograr que en poco tiempo tengamos la evidencia requerida para dar mayor confianza a los médicos y pacientes de los beneficios y bondades de la Cannabis Medicinal para sus tratamientos.

 

El Dolor Crónico y la Cannabis Medicinal

El Dolor Crónico y la Cannabis Medicinal

Que es el Dolor crónico?

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el dolor crónico una enfermedad en sí misma y no un síntoma como la medicina ha tratado tradicionalmente al dolor. Además, la OMS califica al dolor crónico como la mayor amenaza para la calidad de vida a nivel mundial y reitera que el tratamiento del dolor, es un derecho humano. El 80 % de pacientes oncológicos, en fase avanzada, padece dolor crónico.

 

A qué se debe el dolor crónico?

 

El dolor crónico puede deberse a alguna lesión traumática, el envejecimiento, el levantamiento incorrecto, la obesidad y la mala postura. En muchos casos, el dolor crónico es una indicación de una enfermedad subyacente, tal y como artritis, diabetes, cáncer, osteoporosis, discos herniados, herpes, neuropatía, esclerosis múltiple, fibromialgia, dolores de cabeza, migrañas, dolor muscular, etc

 

Estadísticas del dolor crónico:

 

Una investigación de la Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor (Aced), que analizó la prevalencia del dolor crónico, encontró que afecta al 46 por ciento de las personas en el Colombia. Siete de cada 10 personas (70%) que dicen padecerlo han recibido tratamiento sin encontrar mejoría.

 

Un estudio reciente de Torrance et al detectó que la relevancia de dolor crónico, de cualquier origen, en la población general es del 48%.

 

El dolor es la causa más frecuente de consulta a un profesional de la salud. La Sociedad Española del Dolor (SED) estima que entre el 40% y el 80% de las consultas médicas están relacionadas con el dolor, siendo la causa más frecuente por la que los pacientes acuden al centro médico.

En este gráfico se ve la importancia que tiene el dolor crónico en Colombia, donde encuentra el mayor potencial de demanda de medicamentos. Lamentablemente, actualmente esta demanda está centrada en medicamentos químicos y sintéticos.

 

Los tratamientos convencionales contra el dolor crónico:

 

El alivio del dolor es un derecho humano. Sin embargo, la ausencia de políticas para su correcto abordaje y las barreras de acceso a los medicamentos hacen que de manera reiterada sea vulnerado.

 

Los primeros medicamentos que se utilizaron fueron los antidepresivos tricíclicos: : amitriptilina. Neurolécpticos: Levomepromacina, y después se amplió al espectro a anticonvulsivantes: Clonacepam, pregabalina, gabapentina. Anestésicos – antiinflamatorios: paracetamol, Antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el naproxeno, el celecoxib y el ibuprofeno y aspirina. Bifosfonatos, Relajantes musculares, Antidepresivos inhibidores específicos de la serotonina y norepinefrina. Los opioides: codeina, clorhidrato de tramadol, morfina, fentanilo.

 

Con la mayoría de estos medicamentos  se puede generar tolerancia a los fármacos (y la necesidad de que se tenga que aumentar la dosis), la hiperalgesia (aumento de la sensibilidad al dolor) y la adicción. Los que se basan en los opioides, pueden causar una variedad de efectos secundarios devastadores (inquietud, ansiedad) y problemas a largo plazo (taquicardia, adicción y tendencias suicidas).  Lo anterior ha impulsado una epidemia de opioides, que ha traído consigo un incremento considerable de muertes.

 

Esto se ha convertido en estos países en un problema que ha exigido atención y respuestas encaminadas a solucionarlo de una manera diferente.

 

El Cannabis Medicinal como alternativa al alivio del Dolor Crónico:

El cannabis medicinal es un analgésico y proporciona una alternativa natural ante los medicamentos químicos para el dolor. Aquellos que consumen cannabis medicinal como tratamiento para el dolor pueden experimentar un incremento general en su calidad de vida debido a los muchos otros beneficios medicinales que proporciona.

 

Basados en la experiencia de otros países como Israel, Australia, Canadá y Estados Unidos, los cannabinoides son de utilidad para el tratamiento del dolor crónico.

 

En palabras del doctor Jordi Pérez, director del Cancer Pain Program y profesor de Anestesiología de la Universidad de McGill de Montreal (Canadá): “Los estudios disponibles demuestran su eficacia analgésica principalmente en cuadros de dolor crónico como el neuropático o el oncológico, proporcionando beneficios moderados para espasticidad, insomnio, fatiga, ansiedad y náuseas”.

 

El doctor Pérez ha señalado que los pacientes que tratan el dolor crónico con cannabis medicinal y responden de forma efectiva, muestran una tendencia a disminuir el consumo de otros fármacos analgésicos como opioides, antidepresivos y antiiflamatorios y menos posibilidad de desarrollar dependencia y adicción.

 

El cannabis medicinal es significativamente más seguro para los ancianos con dolor crónico que los opioides, según investigadores de la Universidad Ben-Gurion y Soroka. La terapia médica con cannabis puede reducir significativamente el dolor crónico en pacientes mayores de 65 años sin efectos adversos, según investigadores de la Universidad Ben-Gurion de Israel.

 

El nuevo estudio, publicado en The European Journal of Internal Medicine, encontró que la terapia de cannabis es segura y eficaz para pacientes mayores que buscan abordar los síntomas del cáncer, Parkinson, trastorno de estrés postraumático, la colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, esclerosis múltiple y otros problemas médicos.

 

Algunos expertos en dolor están aconsejando que los médicos recomienden la terapia de cannabis, además de o en lugar de medicamentos opiáceos para “reducir la morbilidad y mortalidad asociadas con los medicamentos recetados para el dolor”. El cannabis medicinal es una alternativa mucho mejor y más segura y efectiva.

 

La Fundación para la Investigación en Salud (Fuinsa) puso en marcha hace una década una iniciativa, la Plataforma Sin Dolor, para concienciar de la necesidad de que tanto el sistema como los propios pacientes se tomen en serio el dolor. “Los cuatro signos vitales son la presión arterial, el pulso, la temperatura corporal y la frecuencia respiratoria. Nosotros defendemos que se añada el dolor como quinto signo”, sostiene Antón Herreros, director general de Fuinsa.

 

 

 

Por qué el Cannabis Medicinal? Argumentos de un médico

Damos la bienvenida a Cannaciencia al médico Francisco Alvarez, certificado en Cannabis Medicinal que gustosamente nos ha compartido este artículo:

 

¿Cuánto conocemos realmente lo que es el Cannabis? Sabemos que muchas personas lo consumen, se ha escuchado de expertos en la materia que tiene beneficios para la salud, pero, por mayoría estoy seguro que desconocen de sus propiedades medicinales. Por ello, me anime a escribir este blog, para a continuación explicarles con argumentos por qué el cannabis. Está documentado que desde el año 1000 A.C. las civilizaciones antiguas utilizaban el Cannabis o Cáñamo para muchos propósitos, el medicinal siendo uno de los principales. En los últimos años, han salido a la luz a una gran cantidad de información y publicaciones científicas sobre el Cannabis medicinal, entre ellas la famosa película que conmocionó al mundo “La telaraña de Charlotte”; esto sumado a la capacidad del internet y las redes sociales de servir como una ventana abierta a la información, despertando así mucho interés y curiosidad sobre esta planta; sin embargo, también existen muchas incógnitas y dudas sobre el tema.

 

Desde que era joven siempre me pregunté por qué el Cannabis o la “Marihuana” siendo una hierba que crece en la naturaleza estaba clasificada como una sustancia ilícita en la misma categoría de la Heroína y el Crack, mientras, el tabaco que también es una hierba se podía fumar legalmente . Algunos años después, ya en la Escuela de Medicina me encontraba en clases de Neurofisiología estudiando “el sistema endocannabinoide” (Endo significa interno o nativo del cuerpo en latín) el cual está compuesto principalmente por receptores CB1 y CB2 que se encuentran distribuidos a lo largo y ancho del cuerpo humano. Estos receptores funcionan como cerraduras que solo abren con unas llaves específica; en este caso en particular las llaves son el THC (tetrahidrocannabinol) y CBD (cannabinol) los principales compuestos activos del Cannabis. En pocas palabras el cuerpo humano está diseñado para recibir e interactuar naturalmente con las moléculas THC y CBD, las cuales como dije se encuentran presentes en la naturaleza, mayormente, en el Cannabis. Cabe destacar, que además existen cannabinoides endógeno, uno de los mas conocidos es la Anandamida que se libera naturalmente después de actividades como el ejercicio físico y es el responsable de esa sensación de bienestar o placer conocido como “Runners high”. Después de haber obtenido esta información decidí que era hora de probar el Cannabis, así que lo intenté. Mi primera experiencia fue positiva, recuerdo haber pensado: “Esto parece una hierba medicinal o chamánica”. Después de aquella sensación, quise profundizar aún más mis estudios en el tema, pues en ese momento sentí que había conseguido el “santo grial” de la medicina.

 

Algunos años pasaron desde aquella clase que cambió mi perspectiva sobre el Cannabis, entonces me mudé al sur de California, Estados Unidos para continuar mis estudios médicos de postgrado. El estado California es uno de los pioneros en el crecimiento y legalización del Cannabis medicinal a nivel mundial; fue aquí tuve la primera oportunidad de trabajar con pacientes usando marihuana medicinal y evidenciar cómo los ayudaba con sus enfermedades y además les proporcionaba una mejor calidad de vida. Esto me pareció fascinante como médico y aumentó aún más mi curiosidad por esta planta así que decidir directo a la fuente: los laboratorios, fincas y agricultores. Es aquí donde ocurre la magia, expreso mis respetos y agradecimientos a este grupo fabuloso de humanos que emprenden esta ardua pero bonita tarea de producir medicina natural de calidad para el mundo. Es importante reconocer que crecer cannabis orgánico, no contaminante y libre de sustancias tóxicas no es tarea fácil; pero, definitivamente, muy satisfactoria para aquellos que les apasiona. Estando aquí también tuve la oportunidad de trabajar directamente con algunos “Master Growers” del norte de California lo cual me ayudó a entender y aprender los detalles involucrados en el proceso desde la semilla hasta la flor.

 

Continuando mis investigaciones en la materia en noviembre de 2016 se aprobó en varios estados de los Estados Unidos la legalización del cannabis medicinal y recibí una invitación a “La isla del encanto” Puerto Rico a un curso para certificarme como Doctor en Cannabis medicinal, Master Budtender y buenas prácticas agriculturales. Esta experiencia fue increíblemente enriquecedora no solo por todo el conocimiento adquirido, sino también por tener la oportunidad de ser parte de este movimiento de profesionales trabajando para promover y mejorar la salud a través del cannabis.

 

En su forma natural el cannabis existe en dos especies principales Indica y Sativa también pueden conseguirse Híbridos de las dos; cada una contiene diferentes proporciones y concentraciones de THC:CBD. Las Sativas por lo general tienen un unas proporción más elevada de THC:CBD lo cual se traduce por un efecto más energizantes y activador mientras que las Indicas tienen una proporción THC:CBD menor y por ende, tienen efectos más relajantes y sedativos; el THC a su vez es el principal compuesto responsable de los efectos psicoactivos o el sentirse “high”del Cannabis mientras que el CBD tiene propiedades psicoactivas.Este principio también resulta muy útil a la hora de escoger los “Strains” (cepas de cannabis) ideales para tratar una condición médica en particular de acuerdo al efecto que se desee en los receptores CB1 o CB2. Con este concepto en mente es recomendable para el paciente que utiliza el cannabis por primera vez enfocarse en strains ricos en CBD y con bajo porcentaje % de THC. Otro punto importante a destacar es que el cannabis y sus compuestos solo se activan cuando son expuestos a temperaturas por encima de 250 grados Fahrenheit ya que se produce un fenómeno bioquímico llamado descarboxilación del THC y CBD. Entender esto hace posible el uso del cannabis “crudo”como un suplemento nutricional en jugos y ensaladas permitiéndonos obtener gran parte de los beneficios medicinales del THC y CBD no-activo de una manera muy natural, segura y sin efectos psicoactivos.

 

Para concluir, les comento que hay cientos publicaciones científicas que comprueban que el Cannabis tiene numerosos beneficios para la salud y sirve como tratamiento y coadyuvante de muchas enfermedades; algunas de ellas son: Insomnio Cáncer, Epilepsia, HIV, Náusea, Parkinson, Depresión, Artritis, Dolor, Adicción, Anorexia. Entonces, ¿por qué probar el cannabis medicinal? Después de todo lo que aprendimos creo que la pregunta debería ser: ¿por qué no?
Cada día son más las personas que certifican el poder curativo de esta hierba natural, te invito a que te unas a mí y muchos otros en este provechoso viaje de descubrir el Cannabis medicinal. Si tienes alguna pregunta no dudes en contactarnos o programar una consulta.

 

Referencias:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3997295/
https://en.wikipedia.org/wiki/Endocannabinoid_system
http://norml.org/library/item/introduction-to-the-endocannabinoid-system

Tomado de: http://www.cbdmd.life/es_VE/2017/08/23/why-cannabis/

Necesidad de un ensayo clínico sobre el stress post-traumático en las Fuerzas Armadas de Colombia

Necesidad de un ensayo clínico sobre el stress post-traumático en las Fuerzas Armadas de Colombia

Según el Centro Nacional de PTSD de EE. UU., más del 8% de la población de EE. UU. sufre de trastorno de estrés postraumático (PTSD).

 

Un estudio publicado por el British Journal of Psychiatry, por los autores: Dückers ML, Alisic E, Brewin CR. Menciona que Canadá tiene algunas de las tasas más altas de PTSD, con un estimado de 9.4% de la población experimentando alguna forma de la enfermedad.

 

En Israel, un país donde el servicio militar y el deber de reserva es obligatorio, el trastorno de estrés postraumático es frecuente. En Israel, aproximadamente el 9.4% de los ciudadanos han sido diagnosticados con trastorno de estrés postraumático, de acuerdo con el estudio de Bleich et al. (2003).

Un país como Colombia con más de 50 años de conflicto y guerras con mafias, narcotraficantes, paramilitares, guerrillas con enfrentamientos, masacres, ataques terroristas que han dejado más de 8 millones de muertos (casi el 20% de la población).

 

En Colombia se desconoce el indicador de PTSD acuerdo con el investigador Vallejo (2009, 2011), pero algunas pistas indican que la cifra puede llegar a ser significativamente superior a países como Estados Unidos, Canadá e Israel.

Así las cosas, se hace imprescindible motivar e impulsar un estudio de la eficacia del Cannabis Medicinal en Stress Postraumático en Colombia, iniciando por su Fuerzas militares.

 

Cómo es posible que Israel, Canadá y Estados Unidos tengan estudios sobre el Stress Post-Traumático en sus Fuerzas Armadas y Colombia, con toda la violencia que ha sufrido, con toda la evidencia que muestra que no es un país pacífico, con todas las facilidades que existen hoy día para investigar la eficacia del Cannabis Medicinal en Colombia, a partir de la ley aprobada en agosto de 2016 por el Congreso Colombiano que regula el uso medicinal de la cannabis,  no contemos con un ensayo clínico que nos permita hacer frente a esta grave dolencia que afecta en mayor medida a los integrantes de las Fuerzas Armadas y en general a casi toda la población.